¿Quién Controla la Propiedad Intelectual en el Lugar de Trabajo?

Una “obra hecha por contrato” es un pedazo de la propiedad intelectual creada por un empleado o contratista independiente de una empresa en la que los derechos a la propiedad pertenecen a la empresa, no al autor.

Hay muchas cosas a tener en cuenta con respecto a esta ley, la primera es si el autor es un empleado o un contratista independiente.

La Corte Suprema trató de definir un empleado en Community for Creative Non-Violence v. Reed. Determinaron que un individuo es un empleado si el empleador tiene el control sobre el individuo o su trabajo. Un individuo también puede ser considerado un empleado en función del estado de la relación, por ejemplo, si el empleador retiene los impuestos de la persona o le proporciona beneficios.

Si el individuo es considerado como un empleado y el trabajo fue creado dentro del ámbito de su empleo (no en su tiempo libre), los derechos de la propiedad intelectual pertenecen al empleador.

Si el individuo es un contratista independiente, las reglas se ponen más complicadas. De acuerdo con la Ley de Propiedad Intelectual de los Estados Unidos, una obra creada por un contratista individual pertenece a la empresa si la obra fue encargada especialmente por la empresa o si la obra fue encargada para su uso como:freeimage-564389125-200x300

– Una contribución a una obra colectiva

– Parte de una película cinematográfica u otra obra audiovisual

– Una traducción

– Un trabajo complementario

– Una compilación

– Un texto informativo

– Una prueba

– Respuesta material para una prueba

Un atlas

La obra también es propiedad de la empresa, si las partes lo acuerdan expresamente en un contrato firmado por escrito que la obra será una obra hecha por contrato.

Fuente: http://www.copyright.gov/circs/circ09.pdf – U.S. Copyright Office

Photo courtesy of Stockfreeimages.com

Print Friendly, PDF & Email

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *